El pasado sábado, día 22 de mayo, otros 7 niños de nuestra comunidad parroquial participaron por vez primera plenamente de la eucariatía. Los acompañaron algunos de sus familiares. Y, aunque, por razón de la pandemia, la asamblea reunida estuvo más reducida de lo que podía haber sido, las celebraciones resultaron entrañables.

Muchas felicidades a Gonzalo, Jaime, Julia, Felipe, Marina, Gabriel y Andrea y a sus familias. Que el Señor, que en pentecostés llenó a su Iglesia de la fuerza y de la alegría del Espíritu, realice también en ellos y a través de ellos las mismas maravillas que realizó al comienzo de la predicación apostólica.