Kerigma

La Iglesia existe para evanglizar. Evangelizar es la alegría y la vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda.

Anunciamos el Evangelio

La fe cristiana no es solo ni fundamentalmente una doctrina, una sabiduría, un conjunto de normas morales, una tradición o un bello conglomerado ritual. La fe cristiana es ante todo un encuentro personal, una relación con Jesucristo. Transmitir la fe significa crear en cada lugar y en cada tiempo las condiciones para que el encuentro entre los hombres y Jesús pueda tener lugar. El objetivo de toda evangelización es la promoción de este encuentro, que es al mismo tiempo íntimo y personal, pero también público y comunitario. Como afirmó el Papa Benedicto XVI «No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva» (DCE 1).

«Jesús mismo, Evangelio de Dios, ha sido el primero y el más grande evangelizador» (EN 7). Él se presentó a sí mismo como enviado a proclamar el cumplimiento de la salvación de Dios, anunciada en la historia de Israel, sobre todo por los profetas, y en las Sagradas Escrituras. De ello nos dejan unánime testimonio los cuatro evangelios (ver Mt 1,22; 2,15.17.23; 8,17; 12,17; 13,35; 21,4; 26,56;  Mc 1,2; Lc 4,21; Jn 1,45).

El anuncio evangélico que Jesús hace mueve naturalmente a cada persona a una experiencia de conversión: cada hombre es invitado a convertirse y a creer en el amor misericordioso de Dios hacia él. El reino crecerá en la medida en que cada cual aprenda a dirigirse a Dios como Padre (ver Lc 11,2; Mt 23,9) en la intimidad de la oración y, siguiendo el ejemplo del Maestro, sepa ponerse a disposición del cumplimiento de la voluntad divina (ver Mt 7,21).

Los que acogen con sinceridad el Evangelio, precisamente en virtud del don recibido y de los frutos que produce en ellos, se reúnen en nombre de Jesús para custodiar y alimentar la fe recibida y compartida, y para continuar, multiplicándola, la experiencia creyente. Como narran los Evangelios, los discípulos, después de haber estado con Jesús, de haber vivido con él, de haber sido por él introducidos en una nueva experiencia de vida, son enviados a continuar su acción evangelizadora: «Los envió a proclamar el reino de Dios y a curar a los enfermos… Se pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando la Buena Noticia y curando en todas partes.» (Lc 9,2.6).

Toda persona tiene el derecho de escuchar el Evangelio ofrecido por Dios para la salvación del hombre. Y el centro de ese Evangelio es el mismo Jesucristo. Como la Samaritana junto al pozo, también la humanidad de hoy tiene necesidad de escuchar las palabras del Galileo «Si conocieras el don de Dios» (Jn 4,10), para que estas palabras hagan brotar el deseo profundo de salvación que se encuentra inscrito en el corazón de cada hombre: «Señor, dame esa agua: así no tendré más sed» (Jn 4,15). Toda persona, porque el destino del Evangelio es, según el proyecto de Dios, universal.

Pero el envío misionero del Señor apunta a la universalidad también en otro sentido: todos los bautizados somos enviados. Todos los evangelizados somos llamados a ser evangelizadores. Y por eso sabemos que el Evangelio nunca puede conducirnos a la formación de un grupo cerrado, que gira en torno a sí mismo, sino que, al contrario, estará siempre abierto a los otros.

Primer anuncio

El Kerigma

o Primer Anuncio

 

El Kerigma o Primer Anuncio debe ocupar el centro de la actividad evangelizadora y de todo intento de renovación eclesial. Cuando a este primer anuncio se le llama «primero», eso no significa que está al comienzo y después se olvida o se reemplaza por otros contenidos que lo superan. Es el primero en un sentido cualitativo, porque es el anuncio principal, ese que siempre hay que volver a escuchar de diversas maneras y ese que siempre hay que volver a anunciar porque supone el centro de la fe: Cristo muerto y resucitado, que nos posibilita el encuentro con Dios.

Cursillos de Cristiandad

 

La Diócesis de Jaén ofrece la posibilidad de participar en los Cursillos de Cristiandad. Una experiencia de Primer Anuncio que tiene lugar en un fin de semana en la Casa de Espiritualidad San Juan de Ávila de La Yedra. Este curso 2019-2020 hay tres Cursillos planificados. Te invitamos a participar en uno de ellos. 

Noviembre de 2020

El primer cursillo de este curso se suspendió a causa de la pandemia.

Abril de 2021

El segundo cursillo de este curso tendrá lugar desde el 15 de abril, a las 20.00 horas, hasta el 18 de abril, a las 20.00 horas.

Junio de 2021

El tercer cursillo de este curso tendrá lugar desde el 10 de junio, a las 20.00 horas, hasta el 13 de junio, a las 20.00 horas.

Encuentros Alpha

 

Alpha es simplemente una experiencia: una serie de 10 reuniones y una convivencia en las que se tratan los problemas y las grandes preguntas que a todos nos preocupan: el porqué del sufrimiento, el vacío de la vida, el poder del mal, la muerte, el amor, la fe… En estos encuentros, se comparte algo de comida, se ve un documental breve y se dialoga y debate en grupos pequeños.

Alpha online

El curso Alpha tiene lugar desde el 7 de enero al 18 de marzo.

Catequesis y formación de adultos

Catequesis de confirmación

 

La catequesis de confirmación de adultos de desarrolla una vez en semana. El día y la hora se fija de mutuo acuerdo entre el catequista y los asistentes.

Grupo de Jesús

 

Una vez en semana se reúne este grupo, que reflexiona a partir de textos seleccionados del evangelio de san Lucas.

Horario de las reuniones

Las reuniones son los jueves, a las 12.00 horas.

Preparación al matrimonio

 

Cada año pastoral, la parroquia ofrece dos cursos de preparación al matrimonio. Cada uno se desarrolla en tres fines de semana consecutivos. Las parejas pueden asistir a cualquier curso, independientemente de su parroquia de procedencia y de donde se casan. Preguntar las fechas de otras parroquias del arciprestazgo.

Curso en nuestra parroquia

Se programará un curso online después de Pascua.

En otras parroquias

A causa de la pandemia, este año, los cursos de preparación al matrimonio en las parroquias se ha reducido. Hay que preguntar en cada una de ellas.

Catequesis infantil

Despertar religioso

 

La etapa del Despertar Religioso es el período en el que se pone a los niños en contacto con la persona, historia y mensaje de Jesús. Se les ayuda también descubrir a Dios a través del ejemplo de quienes viven con ellos, y a percibirlo en todo lo que lo rodea; a aprender a orar; y se los introduce en la inteligencia de los más importantes signos o gestos cristianos, como la señal de cruz, el sagrario, la iglesia, la genuflexión…; y se les guía para que vayan desarrollando actitudes cristianas. 

Horario del nivel 1

La catequesis del nivel 1 (despertar religioso) es los miércoles, de 17.45 a 19.00 horas.

Iniciación cristiana (primera etapa) 

 

En esta etapa del proceso de infancia, los niños reciben una catequesis sistemática y orgánica, que dura tres años. Los candidatos, en grupos pequeños, de entre 8 y 12 niños, crecen en el conocimiento del Señor, cultivan la oración y la celebración cristiana, y van asumiendo compromisos en orden a vivir de acuerdo con la fe, practicando la fraternidad y la caridad cristianas. 

Esta etapa concluye con la celebración de la primera comunión.

Horario del nivel 2

La catequesis del nivel 2 (1º de comunión) es los martes, de 17.45 a 19.00 horas.

Horario del nivel 3

La catequesis del nivel 3 (2º de comunión) es los lunes, de 17.45 a 19.00 horas.

Horario del nivel 4

La catequesis del nivel 4 (3º de comunión) es los jueves, de 17.45 a 19.00 horas.

Iniciación cristiana (segunda etapa) 

 

Continúa en esta etapa del proceso catequético en el que los candidatos reciben una catequesis sistemática y orgánica, que dura tres años. Los candidatos, en grupos pequeños, de entre 8 y 12 niños, crecen en el conocimiento del Señor, cultivan la oración y la celebración cristiana, y van asumiendo compromisos en orden a vivir de acuerdo con la fe, practicando la fraternidad y la caridad cristianas. 

Esta etapa concluye con la celebración de la confirmación.

Horario del nivel 5

La catequesi del nivel 5 (1º de confirmación) es los viernes, de 17.45 a 19.00 horas.

Horario del nivel 6

La catequesis del nivel 6 (2º de confirmación) es los viernes, de 17.45 a 19.00 horas.

Horario del nivel 7

La catequesis del nivel 7 (3º de confirmación) es los martes, de 17.45 a 19.00 horas.

Reuniones de catequistas

Por niveles

 

El mismo día de la catequesis, media hora antes de la misma, los catequista de cada nivel se reúnen para preparar juntos el encuentro de la semana siguiente.

 

 Todo el grupo

 

En tres ocasiones al año, todo el grupo de catequistas de la parroquia se reúne para programar, evaluar, convivir, compartir y rezar.

Primer encuentro

El primer encuentro de catequistas de la parroquia, para programar el curso, es el miércoles 11 de septiembre de 2019, de 18.00 a 20.00 horas.

Segundo encuentro

El segundo encuentro de catequistas de la parroquia, para revisar la marcha el curso y celebrar juntos la Navidad, es el miércoles 7 de enero de 2020, de 17.00 a 19.00 horas.

Tercer encuentro

El tercer encuentro de catequistas de la parroquia, para evaluar el curso y celebrar el final, es el miércoles 4 de junio de 2021, de 18.00 a 20.00 horas.

Supraparroquiales

  

Todos los catequistas de la Diócesis se reúnen una vez al año, en el tiempo de Cuaresma. 

También hay, generalmente en el mes de septiembre un encuentro de catequistas de la provincia eclesiástica.

Encuentro Diocesano

El encuentro diocesano de catequistas tiene lugar habitualmente el sábado de la IV semana de Cuaresma. Este año cae el 13 de marzo de 2021, de modo online.

Encuentro Interdiocesano

El encuentro catequistas de la provincia eclesiástica este curso no se elebrará a causa de la pandemia.

Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación (Mc 16,15)

El testimonio de los papas

No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva.

Benedicto XVI

Deus Caritas est, 1

La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría.

Francisco

Evangelii Gaudium, 1