La mañana del domingo 9 de febrero fue especial. A las 10.30, empezaron a llegar los primeros niños de catequesis, algunos de ellos con sus padres, para acreditarse para participar en la Fiesta de Manos Unidas. Cuando todo el grupo estaba reunido, a las 11.00, se explicaron la dinámica y las reglas de la yincana que iba a tener lugar hasta las 12.15 horas en el salón de actos, el pasillo de las aulas y el patio de la Iglesia.
Niños, padres y catequistas pasaron un buen rato saltando de uno a otro juego, todos ellos preparados para concienciar del lema de la campaña 2020: el cuidado de la casa común.
Cuando terminó la yincana, nos reunimos todos en la sala grande, para tomar bollitos de leche y chocolate.
Y a las 12.30, como cada domingo, nos fuimos al templo para participar de la eucaristía, que este día tuvo un sabor especial. En ella los niños ofrecieron las huchas que habían construido para recoger fondos para la campaña.
Terminada la eucaristía, los asistentes pudieron colaborar comprando regalos en la tienda de Manos Unidas, ubicada en el hall del templo, y también manualidades que los niños de catequesis habían realizado para colaborar.
¡Muchas gracias a todos -catequistas, padres y niños- por la ilusión que le pusisteis a esta actividad!