Durante esta semana han tenido lugar las celebraciones de Adviento con los grupos de los niños de catequesis y con sus padres. En ellas, cada uno de los que participaba, ha escrito su petición al Señor, que ya se acerca, y la colgado en «arbol de los deseos», un árbol de nadivad peculiar, adornado no con bolas de colores, sino con nuestros mejores deseos y con nuestras oraciones al Dios que nos manifestó su infinita misericordia en Cristo Jesús y que, en él, cumplió con creces todas las esperanzas de los hombres.