El domingo 24 de noviembre, solemnidad de Jesucristo rey del universo, la parroquia celebró la fiesta de su titularidad. En la celebración de la eucaristía estuvieron representados todos los grupos de la parroquia, que en el momento de las ofrendas llevaron al altar algo que representaba su quehacer en la comunidad.

El Consejo Parroquial presentó el Plan Pastoral Diocesano; una catequista y dos niños presentaron el panel en el que se refleja la catequesis que estamos desarrollando; los coros, un cancionero, una pandereta, un Evangelio, y una partitura musical; el grupo de Cáritas, el símbolo de Cáritas y un paquete de alimento; cada una de las dos cofradías de la parroquia, su medalla; los monaguillos, un alba; la pastoral familiar trajo unas alianzas de boda; la Adoración Nocturna, su medalla; el grupo de Jesús, su libro de reuniones; la Renovación Carismática, una vela y un póster; las Misioneras de Acción Parroquial, sus constituciones; y los sacerdotes, una estola.

Todas eran ofrendas materiales, pero todas ellas hablaban de que cada uno de nosotros y cada uno de los grupos de la parroquia queremos darle al Señor lo mejor de nosotros mismos.

Que Cristo Rey nos ilumine con su Espíritu para que sepamos cumplir con su encargo de que el Evangelio llega a todas las personas.